Reforma educativa con visión de futuro

Media:5.0
Votos:1

La primera premisa que debe seguir cualquier reforma educativa a llevar a cabo es, la busqueda de un futuro mejor para las nuevas generaciones y acabar de una vez con intenciones de adoctrinamiento partidistas. Pues estas no solo no aportan nada al crecimiento de todos sino que están abocadas a un fin proximo y poco productivo.

Entrando ya en materia creo que viene imponiendose la necesidad de la gratuidad del sistema educativo desde el nacimiento de este hasta su entrada en el mundo laboral desde hace ya largo tiempo. Lo que lleva consigo en primer lugar la creación de "Jardines de infancia" completamente gratuitos y con plaza garantizada a todos los ciudadanos. Evitando así la lacra que supone para muchos el pago de guarderías a la hora de tomar la decisión de tener o no hijos, incentivando así la natalidad. Estas deberan ser completamente gratuitas e incluir obligatoriamente a un pedagogo y un medico de guardia. Se podrían dividir en 2 tramos teniendo en cuenta el desarrollo de nuestros hijos: uno primero de guardería propiamente dicho donde con la ayuda de pedagogos los niños de entre 0 y 3 años puedan desarrollar correctamente sus habilidades de motricidad, lenguaje, sociales, de uso de la lógica, visión espacial, creatividad, etc; y un segundo de preescolar que como indica la palabara sirva para preparar a los niños de entre 3 y 6 años para su acceso al colegio, y en el que debera iniciarse, mediante juegos, a los niños en el estudio de materias como la lectura/escritura, plástica, música, matemáticas, expresión corporal, vida sana y deporte, segundo idioma, etc.

En cuanto a primaria y secuandaria, tras meditarlo mucho he pensado que esta primera debería volver al número de años que tenía en la EGB. La razón de esto es que creo necesarias dos etapas formativas bien diferenciadas: una primera donde deben asentarse conocimientes globales mínimos para una ciudadania responsable (primaria) y una segunda donde se cursen conocimientos específicos enfocados al futuro laboral deseado por el infante (secundaria). Por lo que, a mi juicio la edad actual de 12 años es muy pronto para tomar una decisión de semejante calibre pudiendo llevar a la frustación de nuestros menores.

Así, "Primaria" sería la escolarización de 6 a 14 años cuyo objetivo sería la instrucción básica y global de las nuevas generaciones. En ella no deben faltar materias como: matemáticas, lenguas, historia, biología, física, geología, química, tecnología ... pero tampoco materias como música, arte, deporte. Pues creo que ya es hora de recuperar el prestigio de todas las profesiones e incluirlas en un marco de igualdad. Nadie puede negar, por ejemplo, que la carrera de músico es tanto o más dificil que la de ingeniero aunque a veces nos empeñemos en olvidarlo. Si determinadas asignaturas han venido a considerarse erroneamente "marías" no es debido a su falta de importancia sino a nuestra falta de conocimiento sobre ellas y la mala conducción educativa. Estas deberían darse de forma responsable sin infantilizarlas, para nuestro ejemplo debería estudiarse solfeo y el manejo de un instrumento a elegir siendo siempre impartida por profesionales del campo, pues el enfoque festivo que busca el inicio en estas materias es cosa del jardín de infancia y no de primaria. Con todo esto, ¿qué busco? Sencillo, un estado global donde todas las motivaciones sean igualmente valoradas y productivas, y no menos importante la inclusión en la educación pública de ramas hasta ahora condenadas a medios privados que limitaba el acceso a cualquier profesión de nuestros hijos. Así, profesiones como la de músico, artista... antes vinculadas a escuelas privadas donde solo accedían unos pocos se incluirían en el sitema educativo público.

"Secundaria", por su parte, sería aquella rama educativa que comprende niños de entre 14 y 18 años, que busca la especialización academica y sí obligatoria hasta la mayoría de edad. Ampliar el tramo de educación obligatoria a los 18 años responde a dos razones fundamentales, la primera evitar que menores de edad sean explotados laboralmente con contratos en apredizaje que rozan la esclavitud y, en segundo lugar, por la minoría de edad de estos y su dependencia de un tutor legal. Pero esto no quiere decir, ni muchos menos, que se busca obligar a nuestros jovenes a estudiar lo que no quieren, no. Para ello la educación secundaria se dividira en dos escuelas: la escuela de bachillerato cuyo objetivo es el acceso a una educación superior y la escuela de oficios cuyo objetivo es la especialización e incursión en el mercado laboral. Ninguna de ellas deberá ser, en ningun caso, más prestigiosa que la otra y con más medios que la otra, pues el objetivo final busca profesionalización de prestigio en todo campo. Así, la Escuela de bachillerato perseguirá un especialización con fin en estudios superiores y podría dividirse, por ejemplo, en las siguientes especialidades: ciencias, letras, ingeniería, sociales, arte y música; y la Escuela de oficios perseguirá una especialización con el fin en el mercado laboral, dividiendose en tantos estudios como profesiones: mecánica, cocina, etc y complementandose con prácticas en empresa los 2 últimos años.

Hasta aquí la educación obligatoria, pero no debo cerrar capitulo sin mencionar que considero de vital importancia que durante esta sea garantizado el acceso a la educación de forma gratuita, la inclusión en dicha gratuidad de todo lo necesario para su desarrollo (por ejemplo, ebooks con los libros del curso pues hoy día son más baratos en si que los libros físicos y evitamos problemas de espalda a nuestros niños) y comedores gratuitos.

En cuanto a la Educación Universitaria, esta debe ser sin dilación totalmente gratuita (tanto tasas, comedores, campamentos educativos, etc) y debe perseguir la excelencia por encima de los interes corporacionistas. Para ello deben revisarse los planes de estudio sin presiones gubernamentales atendiendo a criterios puramente academicos de un comité de espertos pues solo así nuestros planes de estudios estaran a la altura debida. En lo que atañe al idioma, estos estudios sería deseable se cursaran totalmente en inglés, pues tanto en el mundo laboral como la investigación este es totalmente indispensabe y solo así estaríamos en igualdad de condiciones que otros países. Al igual que en la busqueda de insección laboral de la escuela de oficios, aquí deberán ofertarse prácticas en empresa o centros de investigación.

Para terminar, el mayor problema de totos, la investigación. Esta debe ser conducida, de una vez y por todas, por la senda de la profesionalización pues solo por esta vía evitariamos la enorme fuga de cerebros de nuestra sociedad con el enorme perjuicio económico que esto supone. Por que sí señores, los investigaciones son fuente de dinero, productores de patentes, nuevas tecnologías y empresas punteras; y sí esto les hace pieza fundamental en una economía moderna. Dejarnos llevar por las pancartas difamadoras de los gobiernos que nos quieren hacer creer que son eternos estudiantes sin animo de trabajar y vagos, no solo nos introduce en una mecanica de embustes etatales que solo persiguen justificar sus fracasos sino que nos empobrece intelectual y economicamente a todos. Cuantos trabajadores están dispuestos hacer más del doble de sus horas de contrato sin cobrarlas y con una sonrisa. Cuantos están dispuestos a pasar años trabajando sin contrato ni derechos tan solo por el sueño de llegar a tenerlo algún día. Cuantos podrían dinero de su volsillo a fondo perdido para la realización de su trabajo. Pues señores, ese es el día a día de nuestros científicos. Así, la investigación debería corresponder a una carrera profesional al igual que el resto de las profesiones de nuestro país en la que toda persona pueda iniciar su vida laboral con un contrato en prácticas y encadenar contratos toda su vida laboral. Estos deberan estar incluidos, sin más dilación, en el sistema de social laboral, cotizando desde el día 1 y con derecho a paro, juvilación ... como cualquier trabajador. También es de vital importancia que los centros de investigación, propiamente dicha sean una realiada y no una excepción. No, no pido tropocientos centros de investigación con competencias repetidas, pero si al menos un centro de investigación de cada campo. Estos se nutriran de científicos investigadores propiamente dichos cuya única dedicación sea esa, investigar, y aunque la vinculación univesitaria debe ser necesaria, no debe seguir siendo obligatoria. Para evitar la situación actual en la que el profesor universitario no está al 100% en sus clases y el investigador tampoco en su investigación. Otra cosa importante a tratar es la financiación, esta debe ser estatal en el caso de centros de investigación públicos y por lo tanto el resultado del trabajo de nuestros cientificos (por ejemplo, patentes) debe pertenecer al estado y por lo tanto repercutir economicamente a todos los ciudadanos; o ser completamente privada para el caso de las empresas pues no es de recibo que la financiación de la investigación en las empresas corra a cargo del estado y que ellas se queden los beneficios como viene siendo ahora. El problema de este último caso, es que corremos el riesgo de perder toda investigación privada. Por ello se deben buscar otros incentivos, como por ejemplo desgravaciones fiscales a la inversión en investigación. Se admiten más ideas...