Que la politica no sea una profesión

Media:3.4
Votos:5

Aunque parezca utopico. La politica no debe ser tomada como una profesión, sino como un compromiso de servir al pueblo, porque esa es la esencia misma desde su creación.

Para lograr esto debería hacerse una transformación muy profunda del sistema democratico donde entraran a participar gente comprometida con la sociedad y sus derechos, y no como un medio de enriquecimiento. Pienso que los diputados no deberían cobrar retribución alguna por realizar labor parlamentaria, debieran tener como medio de sustento el salario o ingreso producto de una profesión o negocio ajeno al parlamento. No hace falta para dirigir un país que 250, 300 parlamentarios o los que sean, esten todos los días sentados en una tribuna  cobrando además de un salario publico, las dietas, y privilegios que actualmente devengan. Esto es una carga muy pesada para la sociedad, el mantenimiento de las instalaciones, coches oficiales, dietas, comida, etc. Con que cada trimestre se reuna el parlamento para aprobar, discutir sobre los problemas del pais y las medidas a tomar es suficiente con 5 o 6 días cada trimestre. Nos ahorraríamos millones de euros que se revertirían a la sociedad en servicios mas necesarios y urgentes, además con esta medida solo entraría gente honesta y comprometida con las personas y la sociedad y no por un interes de ganar dinero y tener privilegios olvidandose de ello que su principal papel es el de servir al pueblo.

En resumen mi propuesta es:

Eliminar las retribuciones salariales, dietas, y demás privilegios de los parlamentarios, que se reuniran al menos 6 días cada trimestre del año para aprobar leyes, decretos y el seguimiento de su cumplimiento. Solo recibiran una dieta para compensar las perdidas de sus retribuciones por los dias de asistencia al parlamento.

Los parlamentarios deberan buscarse su sustento como cualquier ciudadano ya sea trabajando por cuenta ajena o cuenta propia, etc.

Esto debe ser de aplicación  tanto al parlamento de la nación como a los parlamentos de las comunidades autonomas.