Control parlamentario del Banco Central Europeo

Media:5.0
Votos:4

Un Banco Central "independiente" como el BCE no es más que un banco al servicio de las necesidades de la banca internacional, e independiente de las necesidades financieras de los estados miembros. La independencia del BCE impide la concesión de créditos a los estados miembros, lo que favorece la especulación contra la deuda soberana y genera un gran negocio a la banca privada.

Por ello, necesitamos un BCE sometido al Parlamento Europeo que democráticamente responda ante los ciudadanos y atienda las necesidades de los estados miembros de crecimiento ecónimico y pleno empleo, que garantice la financiación de los estados y permita cambiar el modelo económico mediante la intervención del Estado.