Bloque Servicios Públicos

La quiebra del modelo social europeo ha sufrido un deterioro radical como consecuencia de las políticas neoliberales y la crisis financiera, produciendo un retroceso profundo del Estado del Bienestar. Las condiciones económicas impuestas por la Troika impiden afrontar las necesidades sociales con políticas públicas que garanticen que los ciudadanos gocen de esa protección social que ha sido seña de identidad de Europa. Defendemos que la construcción social europea tiene que basarse en una convergencia real que garantice de forma efectiva los derechos sociales de toda la población.

Defendemos una educación pública europea de calidad: gratuita, igualitaria, coeducativa, laica, personalizada, integral, inclusiva y democrática. Debemos revertir los procesos de privatización y subordinación de la Universidad al mercado, amparados en el Proceso de Bolonia. Exigimos financiación pública que asegure que todo estudiante pueda completar los estudios universitarios sin obstáculos derivados de su origen socioeconómico.

Por la crisis la salud de la población europea ha empeorado al disminuir sus recursos y sus ingresos. La precariedad económica y la dificultad de adquisición de alimentos trae como consecuencia malnutrición o desnutrición que afectan más a la población infantil. Proponemos garantizar el derecho a la protección de la salud de todos residentes en la UE a través sistemas sanitarios públicos basados en la prevención de la enfermedad y en la promoción de la salud.

Los derechos sociales básicos deben estar garantizados en todos los estados miembros como derechos subjetivos la UE. Han de implementarse planes de choque contra la pobreza y la exclusión social, creando un Fondo comunitario para la complementariedad de los mismos, teniendo la Renta Básica como horizonte.

El estallido de la burbuja inmobiliaria y financiera tiene en los pueblos del sur de Europa consecuencias atroces. La estafa hipotecaria producida por las políticas neoliberales está generando una vulneración de derechos fundamentales, con su cara más dramática en los desahucios y en el sobreendeudamiento de las familias. Dejar el derecho a la vivienda al arbitrio del mercado destruye este derecho. Entendemos que la vivienda es un derecho fundamental que debe ser garantizado y protegido por las administraciones públicas.

 

  1. Una educación pública de calidad para la igualdad (19)

  2. Universidad (21)

  3. I+D+i. Converger hacia una Europa de iguales (22)

  4. Sanidad Pública (24)

  5. Contra la pobreza y la desigualdad agravadas por la crisis económica (26)

  6. Vivienda y ciudad sostenible (28)

  7. Justicia (31)

Páginas

Páginas