Bloque Medio Ambiente y Soberanía Alimentaria

La nueva actividad económica no puede ser más de lo mismo. Los tiempos de la especulación y el ladrillo están acabados y no volverán. Se necesita ir hacia un nuevo modelo productivo capaz de crear empleo sostenible en empresas y actividades sostenibles, como las energías renovables, la rehabilitación de edificios, el transporte y la movilidad sostenible, la agricultura ecológica… que pueden tener un impacto inmediato en la creación de nuevos empleos.

El cambio de modelo productivo supone una forma diferente de producir y consumir. El objetivo final del cambio es lograr una economía sostenible y socialmente avanzada, trabajar menos horas para trabajar más personas, la reconversión pública de los sectores estratégicos y el control social de los grandes medios de producción son el horizonte al que debemos llegar. En un sistema productivo insostenible ecológicamente, la siguiente vuelta de tuerca del capitalismo es especulación, el precio de los alimentos, la burbuja energética o la inmobiliaria para acaparar recursos naturales, el suelo e incluso llegan a poner precio al sol, por eso no podemos quedarnos en el mero ambientalismo, la ecología política es una herramienta radical y anticapitalista de transformación social.

En energía, apostamos por un modelo descentralizado, basado en la producción de energías limpias. La nacionalización de un sector que por ser estratégico, debe tener una planificación democrática que articule la producción, distribución y consumo de acuerdo a criterios de de demanda y de suficiencia.

Proponemos el uso social del suelo y la gestión de los recursos naturales como bienes comunes, buscando una gestión participativa y que responda a los intereses de la mayoría y para garantizar acceso a los mismos a la mayoría social, construyendo un modelo económico que coincida con el modelo social al que aspiramos.

La construcción de la soberanía alimentaria pasa por garantizar a las personas productoras el acceso a la tierra, semillas e insumos, rechazando el papel de las grandes multinacionales en la cadena alimentaria. En nuestro país sufrimos una alta concentración de la propiedad de la tierra, dificultando su acceso a quienes quieren trabajarla. Recursos comunes como el agua o las semillas están, cada vez más, en manos de unas pocas empresas transnacionales que asfixian a las personas productoras y dictan lo que producimos y comemos.

 

 

  1. MEDIO AMBIENTE

    1. Ordenación del territorio (31)

    2. Transportes e infraestructuras (32)

    3. Energía (33)

    4. Agua (35)

    5. Preservar la biodiversidad (36)

    6. Residuos (36)

 

  1. AGRICULTURA Y SOBERANÍA ALIMENTARIA (37)

    1. Otra política agraria comunitaria (38)

    2. Ley de cadena agroalimentaria (39)

    3. Atender a los sectores en crisis (39)